Inocencia peligrosamente a la moda

Fierce-talento-emergente
Fierce-talento-emergente

Inocencia peligrosamente a la moda

Actualmente, ¿Los niños sacrifican su infancia por verse bien?

Unos overoles de pana beige, unas botas negras de leñador y un corte de “honguito”, ese es el look que más domino en el álbum familiar y no dista mucho del que tenían mis primos, mi hermana o mis amigos. Sin embargo, para ser honesta, la moda infantil retro no es el detalle que tengo más grabado de mi infancia, sino lo mucho que me divertí en esos años.

atuendo de los 2000 en nina moda retro
Una Frida pequeña y nada fashionista.

Soy parte de la colita de la generación millenial, aquella que no quiere crecer pero no puede detener el reloj. Así, el tiempo pasa y empezamos a tener hijos, unos niños a los que les toca crecer en un mundo muy diferente.

Estos niños se enfrentan a unos padres cuya identidad y expresión propia es prioridad. Unos adultos que ven en la moda una forma de lograr la individualidad y en la paternidad una extensión de ellos mismos. “Soy muy cuidadosa en mi forma de vestir, ¿por qué no debería serlo en cómo visto a mi hijo?” dice Pippa Vosper, fundadora del blog The wedding Editor a la cadena de noticias británica, BBC (algo que, sin ser mamá, puedo comprender).

Moda infantil actual

La industria de la moda crece de una manera vertiginosa, y la ropa de niños ha mostrado ser un negocio redituable. Tan sólo en México, en 2016 la moda infantil creció un 10%, lo que generó ganancia de más de 44 miles de millones de pesos (mmdp). Una porcentaje considerable si tomamos en cuenta que el mayor crecimiento de la industria del juguete desde el 2012, lo tuvo en 2017 con un 8%.

Stella McCartney sacó una línea infantil a un precio más bajo que su línea regular. Sin embargo al ver el precio de esas prendas, no imagino ningún escenario real en el que mi mamá me los hubiera comprado. Lo que sí aparece con facilidad en mi mente, es mi moda infantil retro de hace unos años, en un overol de pana tan grande que cabía a lado de mi una botella de jugo. Al final de cuentas «cuando creciera los iba a llenar».

Fiestas infantiles en los 2000
Un par de hermanas imponiendo la tendencia oversized una década antes.

Veo niños vistiendo outfits de marca y preocupados por las últimas tendencias, cuando yo a su edad esa una tarea que les dejaba a mis papás. Y la pregunta surge ¿para quién se hace esta ropa?. Puede que la respuesta sea que las mismas marcas de ropa que no solo ven en la ropa infantil un negocio millonario, también una forma de entrar a los vestidores de las personas desde edades muy tempranas. Es decir, si un niño usa Gucci desde pequeño, es más probable que de grande tenga lealtad a la marca.

¿Niños o accesorios?

Rara vez la moda (infantil o no) hace la ropa pensando en su comodidad. Un error más grave en la ropa para los pequeños, ya que según Julia Pascal Guiteras, psicóloga del colegio oficial de psicología de Cataluña, es lo que los niños más buscan. Sin embargo las marcas prefieren apelar a los padres, quienes ven en sus hijos unos pequeños accesorios.

Aunque se les acusa a de tratar a sus hijos como un ornamento más, estos padres ven en los niños, más bien, un reflejo de ellos mismos. Pippa Vosper defiende esto: “Ahora mi hijo es muy chico y realmente no puede decidir que ponerse. Anda todo el tiempo conmigo, entonces ¿Por qué debería dejar de ser quien soy sólo porque ahora tengo un hijo?”.

Aparece en mi mente una Frida mucho más joven (esta vez en la resbaladilla mientras rompo el vestido de mi primera comunión sin remordimiento alguno) cuando leo lo que la Dra. Pascal dice al diario La Vanguardia: “el acto de vestir a los niños de una forma más “fashion” es más bien un reflejo de cómo queremos adelantar las etapas de los niños… debemos dejar a los niños ser niños y protegerlos de esa moda que les quiere acortar la infancia”.

Generacion z en Mexico
Frida y Naye con Buzz Lightyear

Yo tuve una niñez feliz en unos outfits no muy favorecedores y dudo mucho que mi mamá pensara en mí como en un reflejo de sí misma. Ella siempre tuvo estilo y cuidado en su imagen, mientras yo corría en mis botas de leñador y hacía pasteles de lodo.

Infancia vs. estilo

Las redes sociales llegaron a cambiar el mundo y con él la forma de ejercer la paternidad. Los papás siempre han sentido un orgullo en presumir a sus hijos (un saludo a mi papá y sus mil fotos de mi hermana y mías en su oficina). Pero no podemos negar que ahora el impacto de este acto es mayor y recurrente.

El internet da la oportunidad a famosos de compartir su vida y la de sus hijos. Así tenemos it moms e it babys como, Kim Kardashian y North West, Beyoncé y Blue Ivy o Katie Holmes y Suri Cruise. Dúos de madre e hija a las que todas aspiran ser.

North west no pictures

Los niños de ahora tienen una infancia más difícil, y la depresión infantil se convierte en un problema. Según la encuesta nacional de hogares del 2015, en México 18.38 millones de niños entre 7 y 14 años son afectados por sentimientos de preocupación y nerviosismo.

Una industria que busca lucrar en el mercado infantil, unos padres egoístas y unos niños sobre-expuestos a medios de comunicación, han llevado a niños depresivos que se convertirán en adultos infelices, eso sí, ellos no sabrán lo que es que tu mamá enseñe una foto de ti toda sucia, con una sudadera y unos jeans sin forma.

Generacion z en Mexico moda retro
Nayeli y Frida en un columpio

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

No todos los mail tienen que ser aburridos

Suscríbete a nuestro Newsletter