NIPPON AMÉRICA: una mirada latina a Japón

Japonesas comiendo
Japonesas comiendo

NIPPON AMÉRICA: una mirada latina a Japón

Nomiya taeko nos cuenta de su orígenes japoneses y su participación en la expo.

La exposición fotográfica Nippon América 日本アメリカ es un viaje a Japón desde la mirada de tres fotógrafos latinos con orígenes en Japón: el brasileño Marcio Takeda, el peruano Luis Okamoto y la mexicana Taeko Nomiya, quienes viajaron a Tokio en agosto de 2019 para tomar las fotografías de la exposición.

Esta muestra ya estuvo presente en Tokyo y Barranquilla y pronto llegará a la CDMX; específicamente al Museo Nacional de las Culturas del Mundo. Llenas de curiosidad y expectativa, nos pusimos a platicar con Taeko Nomiya y nos compartió más sobre su experiencia personal al participar en este proyecto.

Háblanos un poco de ti ¿Cómo es que decidiste volverte fotógrafa?

Esto lo puedo responder desde dos perspectivas distintas: una es que en la casa cuando yo era niña, por ejemplo, no había automóvil porque mis papás no querían tener uno, pero siempre hubo cámaras y todos las usábamos. Entonces desde niña tomé fotos y la cámara era considerada algo tan necesario como las sillas o los platos. Pero a pesar de que siempre tomé fotos, nunca me asumí como una fotógrafa. Eso empezó hace apenas dos años, cuando me ficharon para la exposición Nippon America 日本アメリカ.

¿Qué te inspira a la hora de tomar una cámara?

Para mí tomar fotos es muy parecido a conversar. Y quizá tengo más facilidad para tomar fotos que para hacer plática, así que tomar fotos siempre es una manera de comunicarme, de decir algo puntual.

Tus fotos tienen algo que me encanta: la doble exposición. Pero en tu caso es sorprendente porque ves una fusión entre la cultura japonesa y mexicana ¿Cómo es que la fotografía te ayuda a expresar esa dualidad que tienes cómo mexicana y japonesa?

Cuando me enteré de niña que se podían encimar dos tomas en una sola imagen, fue la mayor revelación de mi vida. Comencé a hacerlo para enseñarle a mis amigos mexicanos cómo era Japón con las fotos que tomaba cuando iba de vacaciones. Entonces tomaba una foto de un lugar que les quería enseñar y le encimaba una imagen de un concepto japonés, así podía enseñarles al mismo tiempo un lugar y un concepto. Para mí fue el hallazgo más grande.

Cuentanos un poco sobre la próxima exposición en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo “Nippon América 日本アメリカ”

La exposición fue concebida por un artista mexicano que se llama Alantl Molina, con la premisa de que países como México y como Japón suelen ser malentendidos porque la imagen que se proyecta de ellos es una caricatura mediatizada. Entonces él dijo que llevar tres fotógrafos latinoamericanos nikkei (que es el término que se usa para los japoneses nacidos fuera de Japón), haría que esos fotógrafos pudieran ver a Japón con ojos extranjeros, pero presentar lo que descubrieran en un código que pudiera ser comprendido por los japoneses como su mismo idioma. Y lo mismo hacia afuera: nuestras fotos podrían mostrar Japón en un código que se pudiera entender afuera, pero con un entendimiento desde adentro. Se trata en cierta forma de utilizar la bi-nacionalidad como una herramienta de traducción en ambos sentidos.

¿Te acuerdas de la primera vez que visitaste Japón?

Mis papás solían llevarme una vez al año o una vez cada dos años, entonces mis recuerdos de las primeras veces están todos mezclados. Pero recuerdo claramente la sensación de que de repente todo se parecía a mí, porque en México, a pesar de ser mexicana, siempre era “la china”, la que era distinta. Pero al mismo tiempo, era un lugar donde todo se parecía a mí, pero las cosas no eran del todo como yo las sabía. Esa sensación de nunca acabar de embonar creo que es algo muy común en la gente que tiene dos nacionalidades.

¿Cómo la compararías con está última vez que fuiste para tomar las fotos de la exposición?

Hasta esta vez, todas las fotos que había tomado toda mi vida eran para una persona específica a quien le quería enseñar algo. Esta vez fui sabiendo que las fotos se iban a mostrar públicamente, pero yo no conocía a las personas que las iban a ver. Yo me imagino que los músicos sienten algo así cuando hacen un disco. Mientras lo vas haciendo, sabes que la gente va a tener una experiencia con eso, pero tú ya no vas a ser parte de esa experiencia, ni vas a poder hacer comentarios que complementen lo que estás mostrando.

¿Qué quisiste expresar con las fotos que forman parte de la muestra?

En la exposición está la idea de que yo soy la “más japonesa” de los tres, porque Marcio es hijo de un japonés y una brasileña y en el caso de Luis en realidad fue su abuelo el que era japonés, no sus papás. Yo soy hija de una pareja de japoneses nacidos en Japón y eso fue parte del criterio para escogernos, que tuviéramos distintas experiencias como nikkei, distintos grados de “japonesidad”. Al mismo tiempo, por muy japonesa que yo sea, no soy japonesa como los japoneses que crecieron en Japón, entonces yo quise tomar las fotos más japonesas que pudiera, sabiendo que aun así la gente que las viera en Tokio las iba a encontrar familiares, pero de una manera distinta, nueva.

¿Cuál fue tu proceso creativo a la hora de tomar las fotos?

Yo era la única de los tres que habíaestado en Japón antes, entonces Marcio y Luis iban siguiendo cosas que siempre les habían interesado o que habían oído en sus casas, pero para ellos todo era descubrimiento. Por eso mismo yo me propuse ir cazando los recuerdos de las cosas que conocí de niña cuando iba de vacaciones a Tokio y mostrar eso, mis recuerdos de niña. Fue como una especie de reencuentro con mi niñez.

Latinos en Japon
Latinos en Japón

¿Algo cambió en ti con este proyecto?

Muchísimo. Yo creo que yo toda mi vida he vivido en una especie de burbuja y de repente este proyecto vino y me sacó de ahí y me puso en contacto con muchos mundos a la vez. Creo que en algún grado casi subconsciente había descartado la idea de hacer cosas públicamente pensando que no me interesaba y este proyecto me vino a demostrar que no está tan mal tampoco.

¿Qué consejos le darías a la tú creativa de hace 5 años?

Siguiendo un poco la idea de la respuesta anterior, yo tuve mucha suerte de que en este caso alguien hizo la exposición, se encargó de proponer el proyecto, hacer las gestiones, luego la logística, las relaciones institucionales y a mí solo me han tocado los beneficios. Pero tal vez yo le diría a esa yo de hace 5 años que tener un perfil público no está mal y que de hecho es una nueva forma de comunicación bastante interesante y que vale la pena probarla. Entonces tal vez me hubiera invitado a mí misma a salir de la burbuja por mí misma.

Edificio en Japón
Cartel: Luis Okamoto

COMPARTIR ARTÍCULO​

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

No todos los mail tienen que ser aburridos

Suscríbete a nuestro Newsletter